Carrito
Productos en Oferta!
Del Porro a la pluma de wax

Un avance innegable : del tradicional porro a la pluma de wax

El porro como popularmente se le conoce, históricamente ha sido la forma más común de consumir marihuana. Sin embargo, es un hecho que con el decursar del tiempo la tecnología ha avanzado a pasos agigantados, y en esta esfera de consumo de cannabis emergen los vaporizadores y las futuristas y discretas plumas de wax que contribuyen a gratificar la imagen del fumador rompiendo así estigmas sociales. Es indiscutible que la orbe del cannabis está presenciando una verdadera revolución a nivel mundial.

En este artículo te estaré hablando acerca de estos dispositivos, su composición, cómo funcionan, efectos, tipos, ventajas de su uso, entre otros de elementos que si estás indagando en el tema seguramente resultan de tu interés.

Temas

¿Qué es la pluma de wax?

La pluma de wax es un dispositivo diseñado expresamente para calentar y vaporizar concentrados de cannabis como el wax. Esta forma de cannabis contiene gran cantidad de cannabinoides y terpenos que interactúan con el sistema endocannabinoide posibilitando una práctica de consumo mucho más potente que la hierba seca.

Las puedes encontrar en diferentes  modelos y tamaños según diseño y función pero generalmente destaca la forma de pluma. Como usuario de cannabis te doy seguridad de su comodidad y facilidad de uso.

Cómo está compuesta

La composición puede variar según el fabricante y el modelo específico del dispositivo. De forma general consta de los siguientes componentes principales:

  • Batería: proporciona energía para calentar el atomizador y vaporizar el concentrado de cannabis; puede ser recargable y se encuentra en la parte inferior de la pluma.
  • Atomizador: es lo que quizás conoces como cartucho, la parte donde se coloca el concentrado. Está equipado con una bobina de calentamiento encargada de vaporizar el concentrado.
  • Boquilla: es la parte por la que inhalas el vapor generado, generalmente ubicada en la parte superior de la pluma, puede variar en forma y tamaño según el modelo.
  • Controles: algunas plumas tienen controles para encender/apagar o ajustar la temperatura de vaporización; estos pueden ser botones o en modelos más avanzados pantallas LCD.
  • Conexiones: pueden tener roscas o imanes para facilitar la conexión y desconexión del atomizador y la batería.

Es importante que leas las especificaciones e instrucciones del fabricante para conocer detalles precisos sobre la composición de tu pluma de wax.

Cómo funcionan

Te cuento que es simple su funcionamiento. En pocas palabras esto ocurre mediante tres procesos: calentamiento, atomización e inhalación.

Cuentan con una cámara que es la encargada de calentar el concentrado de cannabis hasta que alcance la temperatura adecuada para su vaporización; esta cámara puede estar constituida de cerámica, cuarzo, titanio entre otros materiales capaces de tolerar altas temperaturas.

La cerámica es un material perfecto para la vaporización pues permite una distribución uniforme del calor y proporciona un sabor limpio y puro; por otro lado el cuarzo tiene la capacidad de calentarse rápidamente y mantener altas temperaturas permitiendo así una producción de vapor más rápida.

La vaporización ocurre mediante un elemento calefactor, una vez que el concentrado se encuentra en la cámara claramente, este elemento puede ser una resistencia o una bobina, se convertirá el wax en vapor sin llegar a la combustión lo que te permitirá inhalar los cannabinoides y terpenos sin generar humo ni sustancias dañinas.

La inhalación será a través de una boquilla. Algunos modelos de pluma de wax que puedes encontrar tendrán ajustes de temperatura para personalizar tu experiencia.

Qué efectos provoca

Debo recordarte que el wax puede contener niveles muy altos de tetrahidrocannabinol que es el ingrediente psicotrópico de la marihuana o sea el “Bum” para tu cuerpo, por lo que serán mucho más potentes los efectos que te provocará.

Estos serán inmediatos que es a lo que se llama “borrachera cannábica”, resultando mediante la inhalación de vapor en una acción más rápida en comparación con otros métodos de consumo.

Si eres de los que todo les da pena pues te aseguro que estarás completamente desinhibido, sentirás una alegría desmedida, te encontrarás riendo de cualquier cosa, porque sí y hasta por nada; tu ritmo cardíaco y la tensión arterial  estarán aumentados; tendrás la boca seca;  inyección ocular, tus ojos se verán como los de Edward Cullen en la saga de vampiros Crepúsculo.

Sentirás relajación, somnolencia, sensación de lentitud en el paso del tiempo, dificultad para pensar y para coordinar los movimientos, percepción distorsionada de las características físicas y objetivas de lo que se encuentre a tu alrededor.

Duración de los efectos

Estos efectos suelen durar más tiempo que si fumas la hierba seca. Dependerá de la dosis que uses, la potencia del concentrado y tu grado de tolerancia.

Los 5 sencillos pasos para su uso

El modo de uso de una pluma de wax puede diferir según el modelo específico del dispositivo, pero generalmente sigue estos pasos:

  1. Carga de concentrado: abre la cámara de carga e introduce una pequeña cantidad de concentrado en el atomizador. Es importante que no lo sobrecargues para evitar derrames y obstrucciones.
  2. Enciende la pluma: algunas se activan automáticamente al inhalar mientras que otras tienen un botón de encendido. Siempre debes seguir las instrucciones del fabricante.
  3. Ajusta la temperatura: muchas plumas de wax te permiten ajustar la temperatura de vaporización. Esta puede variar según el concentrado y tus preferencias personales. Te recomiendo comenzar con una temperatura baja y aumentar gradualmente de ser necesario.
  4. Inhala el vapor: una vez que hayas encendido la pluma y ajustado la temperatura, inhala suavemente a través de la boquilla. Te aconsejo evites inhalar con demasiada fuerza, ya que esto puede generar obstrucciones o desperdiciar el concentrado.

Limpieza y mantenimiento: después de cada uso es importante que la limpies para preservar su buen estado, siempre siguiendo las instrucciones del fabricante.

Tipos de plumas de wax que puedes encontrar en el mercado

  1. Plumas de cerámica: diseñadas con una cámara de calentamiento de cerámica lo que proporciona una distribución uniforme del calor. Esto ayuda a vaporizar el wax de manera más eficiente y produce vapor suave y agradable.
  2. Plumas de cuarzo: utilizan una bobina de cuarzo para calentar el wax. Este material tiene la propiedad de calentarse rápidamente, pueden producir nubes densas de vapor. Es una opción popular si lo que buscas son golpes más intensos.
  3. Plumas de titanio: tienen una bobina de titanio que se calienta rápidamente pudiendo alcanzar temperaturas más altas . Es un material duradero y capaz de soportar un intensivo uso. Respecto a este tipo  de pluma te diré que algunos usuarios prefieren evitar su uso debido a los posibles riesgos para la salud del titanio.
  4. Plumas de acero inoxidable: fabricadas de acero inoxidable de grado médico siendo una opción segura y duradera, proporcionan calentamiento uniforme y producen vapor de buena calidad.
  5. Plumas de vidrio: están constituidas de vidrio de borosilicato resistente al calor; estas proporcionan una experiencia de vapeo suave y limpia, ya que el vidrio no modifica el sabor del wax.

Consideraciones a tener en cuenta antes de comprar una pluma

Es importante que investigues y leas reseñas sobre diferentes marcas y modelos antes de realizar la compra. Debes verificar la compatibilidad de la pluma con el tipo de wax que planeas usar. Busca plumas fabricadas con materiales duraderos  y de alta calidad.

Como te había mencionado antes algunas plumas permiten ajustar la temperatura de vaporización, lo que puede afectar el sabor y la intensidad del vapor. Ten presente además la duración de la batería y el tiempo de carga para asegurarte que se ajuste a tus necesidades.

Ventajas y beneficios de las plumas de wax

Portabilidad

Son dispositivos compactos y portátiles que puedes llevar fácilmente contigo a donde sea que vayas. Esto permite que disfrutes de tus concentrados en cualquier lugar y de forma discreta.

Sabor y potencia

Los concentrados de cannabis que queman las plumas de wax suelen tener sabores más intensos y como ya te había dicho una mayor concentración de cannabinoides, lo que te permite vivir una experiencia más potente y satisfactoria que otras formas de consumo.

Vaporización más limpia

Se evita la combustión completa del material resultando en menos humo y olor, lo que puede ser beneficioso si prefieres una experiencia más discreta y de menos irritación pulmonar.

Dosificación bajo control

Como estas plumas en su mayoría suelen tener configuraciones para ajustar la temperatura, te permite controlar la cantidad de concentrado que se vaporiza y, por ende, la dosis que se consume. Esto te resultará útil si buscas un control preciso sobre tu consumo de cannabis.

Fácil de usar

Usar una pluma de wax te resultará bastante sencillo, como había mencionado al comienzo del texto no necesitas de complejas configuraciones ni de herramientas adicionales para su uso; generalmente solo requieren cargar el concentrado, encender el dispositivo y disfrutar del vapeo.

Menos olor

Será menos el olor que se produce por tres razones:

  • Utiliza un mecanismo de vaporización en lugar de la combustión completa del material y al vaporizar el concentrado se evita la generación de humo denso y con esto el olor característico asociado a la combustión.
  • Hay menor producción de compuestos volátiles debido a que los concentrados de cannabis suelen tener como había mencionado antes mayor concentración de cannabinoides y menor proporción de compuestos vegetales, como los terpenos, que son estos últimos los encargados del aroma dsitintivo de la planta. Al tener menor presencia de terpenos el concentrado, se reduce la intensidad del olor.
  • Debido también al mayor control sobre la dosificación que permiten las plumas de wax. Al tener control más preciso sobre la cantidad de concentrado que se vaporiza, puedes consumir una cantidad más pequeña y controlada de cannabis, lo que a su vez reducirá el olor asociado con el consumo.

Es importante que sepas que aunque puede producir menos olor que otras formas de  consumo, aún puede haber cierto olor perceptible. La cantidad de olor dependerá de varios factores como son: calidad del concentrado, temperatura de vaporización y forma en que utilices el dispositivo.

A veces, debe ser fácil quedarte atrapado en las formas habituales de hacer las cosas; pero, ¿te imaginas disfrutando de consumo de cannabis con este dispositivo?. Y es que sin dudas, esta exclusiva pluma futurista, sencilla y discreta, viene resultando, por mucho, más ventajosa que el porro, o cualquier otro modo de consumo de hierba seca. Y claro, unido a un mejor disfrute, tu imagen se verá mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *